Un momento de la pelea entre Pumarín y Luarca.

Un partido de la Primera Regional asturiana tuvo que ser suspendido este fin de semana tras desatarse una batalla campal en la grada y el terreno de juego. Se enfrentaban el Pumarín y el Luarca y, según recoge ‘La Nueva España’, corría el minuto 81 cuando comenzó el lío entre unos aficionados.

Según versiones, una aficionada del Pumarín escupió a un hombre, padre de dos jugadores del equipo visitante. Ella lo niega y asegura que fue él quien de la nada la cogió por el cuello, aunque no denunció este hecho a la policía, detalla el citado medio.

En cualquier caso, ahí comenzó la pelea que enseguida se trasladó al banquillo y, de ahí, al terreno de juego, con casi todos los jugadores implicados, como se puede ver en el vídeo.