Sandro Rosell, expresidente del Barcelona, a su salida de la cárcel de Soto del Real.

El expresidente del FC Barcelona Sandro Rosell ha asegurado que si no hubiese sido máximo mandatario del club azulgrana «no» habría acabado en «la cárcel», donde estuvo 643 días en prisión preventiva tras ser acusado de delitos de blanqueo.

«Si no hubiera sido presidente del Barça, no habría ido a la cárcel. De eso no tengo la menor duda», señaló el exdirigente culé en una entrevista publicada este sábado en el diario Mundo Deportivo, la primera concedida tras salir de prisión.

«Ni tampoco creo que nadie me hubiera investigado empresarialmente, ni espiado, ni hubiera tenido una persecución fiscal tan agresiva que aún sigo teniendo, 72 actuaciones de la Agencia Tributaria desde que salí elegido presidente del Barça. Antes de ser presidente, cero inspecciones fiscales. ¿Casual?», se preguntó.