Haaland celebra el primer gol de la vuelta del fútbol.

Regresó el fútbol a una de las cinco grandes ligas europeas. La Bundesliga abrió el telón después del parón por el coronavirus para que el Signal Iduna Park, sin un alma en las gradas, acogiera el Borussia Dortmund vs Schalke 04.

Mascarillas en los banquillos y una sensación inicial de que los jugadores imprimían un ritmo lento y sin apenas contacto, hasta que fueron corriendo los minutos y el partido se convirtió en fútbol de verdad.

Y llegó el primer gol. A los 28 minutos de partido, la perla Haaland, pretendida por media Europa, enviaba a la red un balón recibido por el hermano de Eden Hazard.

Un gol histórico al ser el primero del ‘nuevo fútbol’ post coronavirus. La celebración, como mandan las nuevas reglas, se produjo manteniendo la distancia de seguridad, sin abrazos.