De izda a dcha: Correa, Juanfran, Llorente, Griezmann y Lucas.

«El míster me dijo: ‘Juan, ¿tú cómo te ves para jugar ahí’. Y le respondí: ‘Yo quiero jugar donde sea’. Él percibió que yo iba a estar comprometido y que le iba a hacer caso en todo. Me apretó mucho con movimientos como lateral y me enseñó un montón de cosas.

En una semana recibí toda una masterclass», recuerda a EL MUNDO Juanfran Torres (Crevillente, 1985), ahora en el Sao Paulo, que, desde entonces, ha hecho carrera (y muy buena) como lateral derecho. Aunque el primero que atrasó su posición fue Manzano -«Baraja se lo dijo»-, quien llevó hasta el final esa apuesta fue Simeone.

Desde aquel primer día en La Rosaleda (2012) hasta ese último en el estadio Ciudad de Valencia, hace poco más de un año, Juanfran acumuló 305 partidos con el Atlético, disputó un Mundial y dos Eurocopas (ganó una) defendiendo el flanco diestro. «Nos tocaba jugar contra la Real Sociedad y Antoine [Griezmann] se estaba saliendo. ‘Esta semana te voy a volver a poner ahí. No te vas a cagar contra Griezmann, ¿no?’, me preguntó. Y yo le dije que no, que me lo iba a comer.

Él me contestó: ‘No tengo ninguna duda de eso, vamos a trabajar esta semana’. Y preparó la semana para defender a Antoine y sus diagonales, y movimientos a la espalda. La cosa salió bien y, a partir de ahí, en todos los entrenamientos aprendí movimientos con él y con Germán [Burgos]», añade. Y da la receta que sirvió (y sigue sirviendo) a otros jugadores: «Lo importante es que él crea en ti y, por supuesto, tú creer en ti mismo. Puedes tener respeto a la hora de afrontar la nueva posición, pero no miedo». En esas está, por ejemplo, Marcos Llorente. Aunque, desde 2011, han sido algunos más.