GRAF9363. MADRID.- El delantero del Getafe lt;HIT gt;Jaime lt;/HIT gt;...

Está la zona europea que no hay quien la reconozca. No al menos con la clasificación previa a la pandemia en la mano. Está el Atlético ya cómodamente asentado en Champions cuando antes husmeaba la catástrofe. Está el Sevilla dubitativo y con el Villarreal, como un ‘sputnik’ desde la novena plaza, poniéndole ya de los nervios en la pugna por la cuarta plaza. Y, por detrás, tres equipos que apenas se reconocen al espejo.

El Valencia se quedó este lunes sin entrenador y sin director deportivo, sobran más palabras. Y los otros dos, el Getafe y la Real Sociedad, se enfrentaron en el Coliseum en el duelo del pánico para dirimir cuál de sus dos crisis es más profunda. Tras el 2-1, resultó ser la de los donostiarras.

Fue Jaime Mata, con dos goles, quien se encargó de darle al Getafe su primera victoria tras la reanudación de la Liga. Uno de ellos con polémica, pues la Real protestó con argumentos el penalti que permitió a los azulones adelantarse en el marcador. Pero a esta Real, muy a su pesar, le crecen los enanos y no encuentra manera de levantar cabeza. Ya son cinco partidos disputados en este tramo de Liga en los que sólo ha arrancado un punto, en el reestreno contra Osasuna. Desde entonces, Alavés, Madrid, Celta y este lunes Getafe les han ido conduciendo a un catarata de derrotas que no parece tener fin.

Después de cuatro partidos, Alguacil había terminado de asumir que, por los motivos que sean, la misma receta de toda la temporada ha dejado de servirle para ganar partidos. Así que en Getafe decidió reinventarse, sacrificando a un apagado Odegaard para armar una defensa de tres centrales, entre ellos el joven Jon Pacheco, debutante en el primer equipo. Se adivinaba en ese cambio un intento de ofrecer más alternativas de pase en el nacimiento de la jugada dada la alta presión que realiza siempre el Getafe, de nuevo con Hugo Duro como acompañante de Mata.

La pizarra de Alguacil, sin embargo, se rompió en mil pedazos a los 20 minutos. Cucurella apretó al máximo las tuercas de Remiro, el portero se equivocó en el pase y Le Normand, tratando de corregir la delicada situación, cometió penalti sobre Duro. Era el séptimo penalti de los donostiarras en los siete últimos partidos, un guarismo que resume su racha reciente. Mata transformó una pena máxima muy protestada por la Real. Incluso a través de sus redes sociales, donde publicó un ‘frame’ de la jugada en el que se observa a Duro pisando el pie de Le Normand: «A VAR qué opináis…».