La selección española no pasó del empate 1-1 con Países Bajos, en un encuentro que sirvió para ver el debut de Unai Simón en la portería, de inicio, y de Marcos Llorente, que sigue la saga tras su abuelo Ramón Grosso y Paco Llorente como internacionales.

El partido empezó con una clara apuesta. Luis Enrique pidió presión alta de inicio, y poco tardó el conjunto español en adelantarse. Fue por una gran conexión entre Morata y Canales para que el bético anotase su primer tanto con la ‘Roja’, tras superar a la defensa ‘oranje’.

No fue una primera mitad de partido exenta de problemas. Todo lo contrario: José Gayà se tuvo que retirar a la media hora tras darse un fuerte cabezazo con Hateboer. Algo noqueado, el valencianista se retiró por precaución y salió Sergio Reguilón. El dominio de España no se tradujo en goles, sino en todo lo contrario: una cierta complacencia.