No hubo suerte para el Atlético de Madrid ni para su delantero Luis Suárez, que, como anunció la Asociación Uruguaya de Fútbol, quedó contagiado de coronavirus en la concentración con la selección charrúa, después de que otro de sus compañeros hiciese saltar las alarmas con un positivo previo.

Las dudas con respecto a la presencia de Suárez en el encuentro del sábado contra el Barça comenzaron a florecer, viendo prácticamente imposible que el uruguayo pudiera enfrentarse a sus excompañeros y clamar venganza contra una dirección que prácticamente le echó del equipo.

La única esperanza rojiblanca eran los tests PCR a los que iba a ser sometido el delantero este miércoles para saber si las primeras pruebas podrían haber diagnosticado un falso positivo. No obstante, no hubo fortuna ya que los últimos resultados han ratificado el contagio del jugador.